Churros caseros

0
119

Receta de churros caseros

Receta churros caseros es muy sencilla de preparar. Se pueden servir con azúcar, canela, con salsa o chocolate, o incluso con dulce de leche. Desde pequeños a los mexicanos nos han encantado comer churros. Recuerdo que cuando iba al mercado con mi mamá siempre comprábamos al menos una bolsa de papel con una docena, esto para ir comiéndolos hacia la casa, la pedíamos con la mitad de azúcar y mitad con chocolate. Ahora solo los consigo con azúcar por mi localidad.

Siempre pensé que era una receta complicada, pero les aseguramos que es muy sencilla y serán su postre preferido.

Para hacer churros en casa no vas a necesitar muchos ingredientes, ni muchos utensilios.

Además, les mostraremos como hacer sirope de chocolate, así van a poder sorprender a su familia y amigos con una tarde llena de churros caseros.

Estos churros son deliciosos así, solo con azúcar, pero si quieres agregarles un toque extra de sabrosura, prepara este sencillo sirope de chocolate casero. Este sirope es sumamente sencillo y rápido de hacer, además puedes guardarlo por muchísimo tiempo en un frasquito de vidrio. Siempre hago al menos el triple de esta receta y lo tengo listo en el refrigerador para cualquier postre.Churros-caseros

Ingredientes

Para los churros:

  • ¾ taza de agua.
  • 2 cucharadas de azúcar
  • 1 taza de harina de trigo todo uso
  • 1 huevo
  • Aceite para freír
  • Azúcar y canela molida
  • 1 pizca de sal

Preparación:

Para preparar los churros:

  1. Ponemos una olla con agua a fuego medio junto con la pizca de sal y las dos cucharadas de azúcar. Revolvemos y esperamos a que hierva.
  2. Cuando esté hirviendo el agua, agregamos la harina de trigo y mezclamos rápidamente hasta que logremos conseguir una masa uniforme. Retiramos del fuego la olla.
  3. Continuamos mezclando hasta que la masa se enfríe. Agregaremos el huevo y seguiremos mezclando.
  4. Sabremos que la mezcla está lista cuando se despegue por completo de las paredes de la olla. Recomendamos utilizar una cuchara o paleta de madera.
  5. Colocamos la mezcla de churros dentro de una manga pastelera. Lo ideal es tener una churrera pero una manga pastelera nos funcionara bien junto a una boquilla de estrella.
  6. Colocamos un caldero lleno de aceite a fuego medio.
  7. Si deseas que tus churros estén cubiertos de azúcar con canela, debemos tener listo un plato hondo con azúcar y canela, ya que debemos cubrir los churros mientras estén calientes para que el azúcar se adhiera mejor.
  8. Cuando el aceite esté caliente, comenzaremos a colocar tiras de la mezcla de churros directamente en el aceite. Debemos tener mucho cuidado ya que puede salpicarnos aceite. Recomendamos cocinar de 3-4 churros a la vez para poder mantener la temperatura del aceite.
  9. Ya cuando estén dorados, sumergimos en el plato lleno de azúcar y canela, ahora le daremos unas vueltas para cubrirlos por completo. Repetimos el mismo proceso hasta terminar con la masa.
  10. ¡Servir tibios para un mejor sabor!

Ingredientes

Para la salsa o sirope de chocolate:

  • 1 taza de agua.
  • ¾ taza de azúcar.
  • ½ taza de cacao en polvo.
  • 1 cucharadita de esencia de vainilla.
  • Pizca de sal.

Preparación:

Para la salsa o sirope de chocolate:

  1. Ponemos a fuego medio una olla pequeña, agregamos el agua, azúcar, cacao en polvo y pizca de sal. Revolvemos constantemente hasta que el azúcar se disuelva.
  2. Dejamos calentar un par de minutos y cuando el sirope espese, retiramos del fuego.
  3. Agregamos la cucharadita de vainilla, mezclamos nuevamente y dejamos enfriar antes de servir.

Churros-caseros2

Tips:

Se pueden servir con azúcar, canela, con salsa, con chocolate, o con dulce de leche.

  • La harina, escoge con mejor de fuerza. La harina es el polvo que resulta de moler una determinada semilla de un cereal, en este caso el trigo, que es la harina en la que nos vamos a centrar. La fuerza de una harina es básicamente su contenido en gluten (un tipo de proteína). A mayor cantidad de gluten, más fuerza y más capacidad tendrá la masa de aguantar la presión del gas que genera la fermentación.

En algunas harinas la fuerza se indica con la letra W y una cifra. A mayor W más fuerza (o más gluten tiene la harina en cuestión).

Es la más adecuada para preparar buenos churros. También la puedes encontrar bajo la denominación “harina panificable”. Puedes guiarte en la información nutricional y fijarte en el porcentaje de proteína que contiene. Te interesa que tenga un mínimo del 14%, si es más, mejor.

  • Tamiza bien la harina.
    Para que no se hagan grumos y la masa te quede como debe, la harina debe estar tamizada. Lo más cómodo es usar un clásico tamiz de repostería, que es una especie de taza con agujeritos en la base. Son muy baratas y las puedes usar para muchas otras preparaciones. Pero si no tienes, puedes utilizar un colador.
    El truco que a mi me funciona mejor es hacer un doble tamizado; primero paso por el tamiz una vez la harina a un cuenco, y después otra vez cuando voy a añadirla a la masa.
  • El secreto está en la masa.
    Lee bien tu receta estrella antes de prepararla y recuerda que de la temperatura del agua dependerá la cantidad de harina necesaria para una masa de churros bien hecha. Amases a mano o con batidora, la masa debe desprenderse fácilmente de las paredes del recipiente en que la estés amasando. Debe quedar homogénea y fina pero una vez la tengas en su punto no continúes amasando más tiempo innecesariamente.
  • El reposo es necesario.
    No puedes darle forma al churro con la masa caliente y recién preparada. Esta debe reposar un buen rato. Déjala al menos media hora, aunque lo ideal es una hora. En invierno en lugares fríos quedará mejor que en verano y en lugares cálidos. A veces es difícil tener paciencia, sobre todo si lo que quieres es preparar los mejores churros para un desayuno, pero ¿de qué sirve prepararlos antes si esperando un rato te van a quedar muchísimo mejor?
  • Los churros saben mejor con forma estriada.
    Se fríen mejor, no se agrietan y quedan perfectos. Además, luego admiten mejor el azúcar. En cafeterías y sitios especializados les dan forma con churreras, pero en casa se puede hacer bien con una manga pastelera y una boquilla rizada. Da un poco más de trabajo, pero en una cocina casera tampoco suelen hacerse grandes cantidades. Como manga pastelera yo uso una bolsa de cocina a la que le corto una punta para pasar la boquilla, y es de lo más cómodo y sencillo.
    Si un día monto una chocolatería ya me haré con una de las alucinantes churreras industriales como las de Inflan. Estuve mirando por la web de ellos para comprarme una, pero son demasiado grandes para mi cocina. Así que mientras tanto, en casa, con manga pastelera quedan perfectos.
  • El aceite para freír los churros debe estar caliente pero no pasado de temperatura ni quemado.
    Es muy importante porque si el aceite está quemado da mal sabor a los churros. Si está excesivamente caliente no se harán bien por dentro; quedarán dorados por fuera pero crudos en su interior. Y si están frío acabarán soltando su agua o quedando aguachinados, no se dorarán bien por fuera y no será agradable comerlos.
    Los churros deben estar dos o tres minutos en el aceite, dependiendo de su grosor más o menos tiempo, para que queden bien hechos por dentro y por fuera.
  • Fríe siempre los churros en abundante aceite.
    Lo ideal es hacerlo en una freidora eléctrica o en una sartén alta con mucho aceite. Nada de sartenes con un chorretón de aceite, porque entonces el churro no se hará por dentro y quedará aceitoso por fuera. No creas que por utilizar menos aceite, el churro queda más ligero y menos aceitoso, porque curiosamente ocurre todo lo contrario.
    Este es un paso fundamental para que hacer los mejores churros sin problemas.
  • No uses azúcar glas.
    No queda bien. Utiliza azúcar blanquilla normal y corriente y espolvorea con ella los churros. Puedes hacerlo con ayuda de un azucarero con dispensador o a mano. No los endulces recién salidos del aceite. Primero puedes ponerlos en papel absorbente de cocina unos momentos y luego dejarlos reposar 3-4 minutos antes de añadir el azúcar.
  • Los churros están mejor si no se toman recién fritos.
    Igual que desde que haces la masa debe pasar un tiempo hasta que los añades a la churrera, conviene esperar un poco desde que los sacas del aceite hasta que los llevas a la mesa. No se trata de servirlos al cabo de horas, porque pierden mucho, pero si es conveniente que pasen unos minutos. El azúcar quedará mejor si lo echas con ellos ya reposados y estarán en su punto de textura perfecto.
  • Un buen chocolate a la taza, la mejor compañía.
    No hay mejor acompañante para unos buenos churros que el chocolate a la taza. Y si son los mejores churros, no los sirvas con cualquier chocolate.  
Comentarios de Facebook
Churros caseros
Ayudanos a calificar esta receta!